Saltar al contenido principal

Conservar la calma y manejar el estrés al conducir

Por Ben Ajayi

Conducir puede ser parte de nuestra rutina diaria, pero no siempre está libre de preocupaciones. El estrés puede convertir incluso los viajes cotidianos en momentos tormentosos. Es fundamental entender cómo afecta nuestra forma de conducir. Como abril es el Mes de Concientización sobre el Estrés, tomémonos un momento para analizar cómo el estrés puede hacernos cambiar de rumbo, y aprendamos algunos consejos para mantenernos enfocados y hacer que los paseos sean aptos para toda la familia. Con suerte, luego de leer esto, ¡ya no necesitarás hacer tu aporte al frasco de las groserías!

El estrés puede afectar nuestra concentración y deteriorar la función cognitiva, lo que dificulta concentrarse en la carretera. Cuando estás estresado, tu mente puede estar preocupada por otros asuntos, lo que hace más difícil prestar atención a lo que sucede a tu alrededor. Esto puede generar reacciones tardías, omisión de señales y una mala toma de decisiones en la carretera.

El estrés también puede provocar un aumento en las conductas riesgosas. Cuando estamos estresados, es más probable que aceleremos más de la cuenta, pasemos semáforos en rojo y adoptemos otros comportamientos riesgosos al conducir. Esto puede ponernos en peligro a nosotros y a otros conductores en la carretera.

El estrés puede hacer que nuestros tiempos de reacción sean más lentos, lo que dificulta responder rápidamente a situaciones imprevistas en la carretera. Esto puede aumentar la probabilidad de accidentes y colisiones. Cuando estás estresado, tu cuerpo produce hormonas del estrés que pueden afectar tus reflejos y habilidades motoras.

El estrés también puede provocar conductas agresivas al conducir. Cuando estamos estresados, es más probable que nos peguemos demasiado al auto de adelante, toquemos bocina o tengamos otras conductas agresivas al conducir. Esto puede empeorar las situaciones en la carretera y aumentar el riesgo de accidente.

El estrés también puede producir fatiga, la cual puede afectar nuestra capacidad de conducir de manera segura. Cuando estamos estresados, es posible que tengamos problemas para dormir o nos sintamos exhaustos durante el día. Esto puede provocar somnolencia al conducir, la cual es un factor de riesgo importante, ya que aumenta la probabilidad de accidentes en la carretera.

¿Qué hacer para protegerte?

Hay varias conductas que puedes intentar practicar que te ayudarán a ser un conductor más seguro en la carretera.

Toma descansos:

Si te sientes estresado al conducir, toma un descanso. Detente, respira profundo y estira las piernas. Esto puede ayudar a relajarse y reenfocarse.

Practica técnicas de manejo del estrés:

Practica técnicas de manejo del estrés como la respiración profunda, la meditación o el yoga para ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.

Evita las distracciones:

Elimina las distracciones como los teléfonos celulares, la música o la comida mientras conduces para mantenerte enfocado en la carretera.

Planifica con anticipación:

Planifica tu trayecto con anticipación y cuenta con el tiempo suficiente para llegar a tu destino. Esto puede ayudarte a reducir el estrés y la ansiedad en caso de perderte o llegar tarde.

Conduce de manera defensiva:

Conduce siempre de manera defensiva y mantente al tanto de lo que sucede a tu alrededor. Prepárate para reaccionar ante situaciones imprevistas en la carretera.

Mantente asegurado:

Mantener tu(s) vehículo(s) asegurado(s) con una cobertura confiable reduce tu estrés mental y te da tranquilidad para mantenerte enfocado en la carretera.

Al tomar medidas proactivas para manejar el estrés y practicar hábitos de conducción segura, puedes protegerte y proteger a los demás en la carretera mientras reduces al mínimo el riesgo de accidentes. En A-MAX, siempre estamos aquí para darte una mano al ofrecerte las mejores opciones de cobertura de seguro de auto disponibles. Visítanos cuando quieras en línea en amaxinsurance.com para obtener más información o llama al 800-921-AMAX para comunicarte con un agente local.

Empecemos a ahorrar

conócenos
¡Pasa por una de nuestras
convenientes oficinas

y habla con un agente amigable!
¡Encuentra una oficina cercana!